El ángel caído

Dios nunca quiso un ángel que le contrariara, pues él era la máxima autoridad y estaba prohibido discrepar de sus opiniones. Vivir bajo su mandato parecía seguro, pero al pasar los siglos